Un unico Dios

Más de 300.000 libros descargados
Un unico Dios Un unico Dios Un unico Dios

Los reyes - La Biblia 22/06/2017Un unico Dios


LA MONARQUÍA "Me han rechazado a mí"

El pueblo de Israel pide un Rey


El pueblo elegido al ver que todos los otros pueblos de la región tenían un rey, le piden a Samuel que les designe un rey para que los dirija.

"Cuando Samuel se hizo viejo, puso a sus hijos como jueces en Israel. Su primogénito se llamaba Joel y el otro, Abías; juzgaban en Israel en Berseba. Pero sus hijos no siguieron su camino: fueron atraídos por el lucro, aceptaron regalos y torcieron el derecho. Se reunieron, pues, todos los ancianos de Israel y se fueron donde Samuel a Ramá, y le dijeron: "Mira, tú te has hecho viejo y tus hijos no siguen tu camino. Pues bien, ponnos un rey para que nos juzgue, como todas las naciones".
Disgustó a Samuel que dijeran: "Danos un rey para que nos juzgue" e invocó a Yahveh. Pero Yahveh dijo a Samuel: "Haz caso a todo lo que el pueblo te dice. Porque no te han rechazado a ti, me han rechazado a mí, para que no reine sobre ellos. Todo lo que ellos me han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, abandonándome y sirviendo a otros dioses, te han hecho también a ti". " (I Samuel 8:1-8).

No hace falta ser muy perspicaz para vislumbrar que Dios está bastante disgustado porque nuevamente los israelitas se alejan de él, emulando lo que "los otros" hacían. Dios igual les permite que lo hagan, pero les advierte lo que les ocurrirá: el rey que tengan los va a utilizar, van a tener que fabricar armas para él, quien va a tomar a sus hijas y se va a quedar con los mejores campos para él y sus servidores. O sea, nada nuevo, ya sabemos cómo funciona el nivel más alto de la dirigencia y más aún en una monarquía, y más aún en esos tiempos.

Dios elige a Saúl para que se convierta en el rey de los israelitas. Saúl es una persona común, alguien menor del pueblo, menor en el sentido de que no era nadie especial, nadie en particular, no se destacaba por ningún motivo, al punto tal que cuando se lo presentan a los israelitas éste se esconde para que no lo vean y lo tienen que sacar a la rastra.

"Samuel convocó al pueblo en Mispá junto a Yahveh. Y dijo a los israelitas: Así ha dicho Yahveh, el Dios de Israel: Yo hice subir a Israel de Egipto y os libré de los egipcios y de todos los reinos que os tenían oprimidos. Pero vosotros ahora habéis rechazado a vuestro Dios, a aquel mismo que os salvó de todos vuestros males y aprietos, y le habéis dicho: "No: tú ponnos un rey". Ahora, pues, compareced delante de Yahveh distribuidos por tribus y familias".
Samuel hizo acercarse a todas las tribus de Israel y fue designada la tribu de Benjamín.
Hizo que se acercara la tribu de Benjamín por familias y fue designada la familia de Matrí, y luego mandó acercarse a la familia de Matrí por individuos y quedó finalmente Saúl, hijo de Quis, y le buscaron, pero no le encontraron. Entonces volvieron a interrogar a Yahveh: "¿Ha venido ése?". Dijo Yahveh: "Aquí le tenéis escondido entre la impedimenta". Corrieron y lo sacaron de allí y, puesto en medio del pueblo, les llevaba a todos la cabeza.
Dijo Samuel a todo el pueblo: "¿Veis al que ha elegido Yahveh? No hay como él en todo el pueblo". Y todo el pueblo gritó: "¡Viva el rey!".
Samuel dictó al pueblo el fuero real y lo puso por escrito, depositándolo delante de Yahveh, y despidió Samuel a cada cual a su casa.
También Saúl se fue a su casa, a Guibeá; le acompañaron algunos valientes a quienes Dios tocó el corazón. Pero algunos malvados dijeron: "Qué nos va a salvar ése!" Y le despreciaron y no le llevaron regalos." (I Samuel 10:18-27)

Analicemos esta actitud de Dios, que se puede traducir o interpretar de esta manera: "así que quieren un rey, muy bien ahí tienen un rey". Y les da alguien que difícilmente pueda dirigir un pueblo y menos un pueblo del tenor de los israelitas. De hecho algunos se dan cuenta de que esa persona no tenía condiciones para encargarse de semejante cuestión.
De todas maneras se puede ver en esta narración que Dios trata a su pueblo como a chicos caprichosos que están creciendo y aprendiendo, que empiezan a tomar sus propias decisiones. Reflexionando tal vez así: "bueno, vamos a ver si esto les sale bien, están errando el camino, ya se darán cuenta".

Los ammonitas les hacen saber a los habitantes de Yabés de Galad, israelitas estos, que iban a ser atacados, por lo que los de Yabés les piden que les den siete días para ver si pueden defenderse.
En esos siete días, Saúl les dice a los israelitas que quien no lo siguiera para pelear contra los ammonitas iba a ser despedazado. Con esta motivación consigue trescientos treinta mil hombres, los que combaten y ganan a los ammonitas.
Con este triunfo Saúl afianza su reinado.

Samuel habla al pueblo

"Aquí tenéis ahora al rey que os habéis elegido. Yahveh ha establecido un rey sobre vosotros. Si teméis a Yahveh y le servís, si escucháis su voz y no os rebeláis contra las órdenes de Yahveh; si vosotros y el rey que reine sobre vosotros seguís a Yahveh vuestro Dios, está bien. Pero si no escucháis la voz de Yahveh, si os rebeláis contra las órdenes de Yahveh, entonces la mano de Yahveh pesará sobre vosotros y sobre vuestro rey. Una vez más, quedaos para ver este gran prodigio que Yahveh realiza a vuestros ojos. ¿No es ahora la cosecha del trigo? Pues bien, voy a invocar a Yahveh para que haga tronar y llover. Reconoced y ved el gran mal que habéis hecho a los ojos de Yahveh, a pedir un rey para vosotros".
Invocó Samuel a Yahveh, que hizo tronar y llover aquel mismo día, y todo el pueblo cobró mucho temor a Yahveh y a Samuel.
Dijo todo el pueblo a Samuel: "Suplica a Yahveh tu Dios en favor de tus siervos, para que no muramos; hemos colmado nuestros pecados pidiendo en rey para nosotros". Pero Samuel dijo al pueblo: "No temáis. Cierto que habéis hecho esta maldad. Pero ahora, no os alejéis de Yahveh y servidle con todo vuestro corazón, y no os apartéis en pos de los que no son nada, que no sirven ni salvan porque no son nada. Pues Yahveh no rechazará a su pueblo por el honor de su gran nombre, porque Yahveh se ha dignado hacer de vosotros su pueblo. Por mi parte, lejos de mí pecar contra Yahveh dejando de suplicar por vosotros y de enseñaros el camino bueno y recto. Sólo a Yahveh temeréis y le serviréis fielmente, con todo vuestro corazón, porque habéis visto esta cosa grandiosa que ha realizado en medio de vosotros. Pero si os portáis mal, pereceréis, vosotros y vuestro rey". " (I Samuel 12:14-25)

Con esta demostración Dios trata que entiendan que, aunque tienen rey, es Él quien reina.

Saúl se rebela contra los filisteos y mata a su gobernador Guibeá. Estos se aprestan para ir a la guerra contra los israelitas. Aunque el ejército de Saúl es muy numeroso y está bien armado, sus soldados apenas suman seiscientos. De todas formas, ganan la batalla de manera milagrosa y puede verse en esta victoria la mano de Dios.

Yahveh envía a Samuel para que le indique a Saúl, rey de los israelitas, que debían arrasar Amalec, por haberles cortado el camino cuando salían de Egipto.

"Esto dice Yahveh Sebaot: He decidido castigar lo que Amalec hizo a Israel, cortándole el camino cuando subía de Egipto. Ahora, vete y castiga a Amalec, consagrándolo al anatema con todo lo que posee, no tengas compasión de él, mata hombres y mujeres, niños y lactantes, bueyes y ovejas, camellos y asnos".
Convocó Saúl al pueblo y le pasó revista en Telam: 200.000 infantes y 10.000 hombres de Judá. Avanzó Saúl hasta la capital de Amalec y se emboscó en el barranco.
Dijo Saúl a los quenitas: "Marchaos, apartaos de los amalecitas, no sea que os haga desaparecer con ellos, pues os portasteis bien con todos los israelitas cuando subían de Egipto"; y los quenitas se apartaron de los amalecitas.
Batió Saúl a los amalecitas desde Javilá, en dirección de Sur que está al este de Egipto. Capturo vivo a Agag, rey de los amalecitas, y pasó a todo el pueblo a filo de espada en cumplimiento del anatema. Pero Saúl y la tropa perdonaron a Agag y a lo más escogido del ganado mayor y menor, las reses cebadas y los corderos y todo lo bueno. No quisieron consagrarlo al anatema, pero consagraron al anatema toda la hacienda vil y sin valor"." (I Samuel 15:2-9).

Al no cumplir con lo mandado por Dios, éste destituye a Saúl del puesto de rey de los israelitas. Saúl asegura que el ganado era para realizar sacrificios a Yahveh, una excusa vacía e inútil a los ojos de Dios a quien nada se le puede ocultar; el hecho es que Samuel le dice: "Porque has rechazado la palabra de Yahveh, él te rechaza para que no seas rey"." (I Samuel 15:23).

Saúl toma decisiones que no debe, que no son suyas. ¿Cómo va a poner en duda lo que Dios dice? ¿Acaso Dios envía a arrasar un pueblo y esto puede hacerse por la mitad? Saúl no tiene la menor idea de por qué Dios hace lo que hace. Esto prueba que Saúl no estaba preparado para ese cargo, obviamente Dios lo sabía desde el principio, qué duda cabe.
Saúl también muestra la clase de persona que era, el muy pícaro se reserva el mejor ganado, y, finalmente, para justificar lo que había hecho inventa una excusa: argumenta que era para los sacrificios, como si se pudiera engañar a Dios.
Recordemos que detrás de todo esto está el pueblo israelita que es el que pidió un rey. Y Dios está, en cierta forma, diciendo "a ver dónde termina esta cuestión del rey", "a ver cómo les explotan en la cara sus reyes", "dejémosle actuar y que se atengan a sus consecuencias".
Es el libre albedrío.
También creo que existe en el pueblo la necesidad de tener alguien más visible a quien obedecer. Me da la impresión de que Yahveh, para la mayoría, es alguien tan inalcanzable que, por eso, al final terminaban cayendo nuevamente en ídolos de piedra, porque a esos ídolos los podían tener en sus casas, en sus habitaciones, pero con Yahveh eso no se podía hacer. Tal vez la presencia de un monarca servía para subsanar esa necesidad.
Además, del rey se podía hablar mal, al rey se lo podía poner en duda, hasta, llegado el caso, destituir, cosa imposible de hacer con Yahveh. Tal vez por eso Él no los castiga y los deja hacer.
Se nota el fastidio que le genera toda esta situación a Dios, pero bueno, si no es el momento… no lo es. Si los chicos no crecen como uno quiere, no hay nada que se pueda hacer; además no es tan grave, podría haber sido peor.
Bien, sigamos.
Samuel no vuelve a ver a Saúl hasta el día de su muerte, le da la espalda porque Dios lo rechaza por su crimen, pero sufre a causa de ello.

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen Un unico Dios
La explicación del Génesis. El relato de la Creación de la Biblia comprendido tanto desde lo científico como desde lo espiritual.
Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen Un unico Dios
El motivo de ser del pueblo elegido. El origen del pueblo judío. El paso de la infancia a la adultez de la humanidad.

Para consultar por Un unico Dios Los reyes - La Biblia
haga clic aquí

Última actualización 22/06/2017 15:21:36Un unico Dios
Un unico Dios Un unico Dios Un unico Dios
Un unico Dios
Un unico Dios Un unico Dios
Alberto Canen, Un unico Dios
El autor de Un Unico Dios

La biblia y el pueblo elegidoUn único Dios: El motivo de ser del pueblo elegido. (Spanish Edition) [Paperback]
Sr Alberto Canen (Author)

Price: U$S 18.49 & FREE Shipping on orders over $25. (Amazon)

In Stock.
Ships from and sold by Amazon.com. Gift-wrap available.

Amazon clic aquí


El genesis y la cienciaEl observador: Del relato de la Creacion a la explicacion cientifica. (Spanish Edition) [Paperback]
Sr Alberto Canen (Author)

Price: U$S 7.99 & FREE Shipping on orders over $25. (Amazon)

In Stock.
Ships from and sold by Amazon.com. Gift-wrap available.

Amazon Clic aquí



Un unico Dios Recomienda esta página
Un unico Dios ¡Agregar a Favoritos!
Guardar en:
Guardar en Marcadores
Un unico Dios
Goodreads


  • Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2016
  • Buenos Aires, Argentina | Tel.: (54) 11-4765-9390
  • editor@albertocanen.com
  • El observador y Un único Dios por Alberto Canen se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
    Basada en una obra en www.albertocanen.com. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.albertocanen.com/...ciones.htm.
    Licencia de Creative Commons
    Imágenes del libro El observador by Alberto Canen is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
    Creado a partir de la obra en http://www.albertocanen.com.

    Últimas búsquedas: como leer la biblia catolica, biblia catolica gratis, biblia digital catolica, biblia latinoamericana catolica, biblia virtual catolica, que es la biblia catolica, biblia catolica en linea, biblia catolica librosexodo dios libera a su pueblo de la opresien egipcia curso biblico en pdf, que significa el eden para el pueblo israelita, elgenesi, cual es la quinta plaga, invasiones de jerusalen, el arrebato de elias, preguntas sobre la marcha en el desierto, informacion mas alla del critianismo sobre adan y eva, el faraon de egipto pierde su hijo, mapa donde se escondio david perseguido por saul,

    Diseño web y optimización www.paginadigital.com.ar

    Un unico Dios