Un unico Dios

Más de 300.000 libros descargados
Un unico Dios Un unico Dios Un unico Dios

Jueces - Samuel - La Biblia 22/06/2017Un unico Dios


"Hubo un hombre de Ramatáyim, sufita de la montaña de Efraím, que se llamaba Elcaná, hijo de Yeroján, hijo de Elihú, hijo de Toju, hijo de Suf, efraimita. Tenía dos mujeres: una se llamaba Ana y la otra Peninná; Peninná tenía hijos, pero Ana no los tenía. Este hombre subía de año en año desde su ciudad para adorar y ofrecer sacrificios a Yahveh Sebaot en Silo, donde estaban Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí, sacerdotes de Yahveh. El día en que Elcaná sacrificaba, daba sendas porciones a su mujer Peninná y a cada uno de sus hijos e hijas, pero a Ana le daba solamente una porción, pues aunque era su preferida, Yahveh había cerrado su seno. Su rival la zahería y vejaba de continuo, porque Yahveh la había hecho estéril. " (I Samuel 1:1-6).

Esta mujer, Ana, sufría mucho por no poder tener hijos -en esa época no tener hijos era considerado una maldición de Dios-, lo que la hacía parecer menos ante la comunidad. En su desesperación, y por su fe en Yahveh, ora con tanta devoción en el templo que el sacerdote, Elí, le habla y le pregunta qué le pasa, porque creía que estaba borracha. Al comprobar que no era así, que en realidad Ana está tremendamente afligida y que estaba rogándole algo a Dios, Elí le pide a Yahveh que le concediera a Ana lo que le estaba suplicando.
Dios le da un hijo a Ana. Ella, en sus plegarias, le había prometido que si le concedía un hijo se lo iba a dedicar a Él -esto significaba entrar al sacerdocio-, y decide cumplir su promesa.
Cuando el niño es destetado lo lleva al templo para que se convierta en sacerdote.
Allí estaban también los hijos de Elí, el sacerdote, que eran personas deshonestas, se quedaban con lo mejor de las ofrendas que llevaba el pueblo para ofrecerle a Dios. Por supuesto las acciones de los hijos de Elí habían desagradado inmensamente a Dios quien se lo comunica a Elí.

"Vino un hombre de Dios a Elí y le dijo: "Así ha dicho Yahveh. Claramente me he revelado a la casa de tu padre, cuando ellos estaban en Egipto al servicio de la casa de Faraón. Y le elegí entre todas las tribus de Israel para ser mi sacerdote, para subir a mi altar, incensar la ofrenda y llevar el efod en mi presencia, y he concedido a la casa de tu padre parte en todos los sacrificios por el fuego de los hijos de Israel. ¿Por qué pisoteáis el sacrificio y la oblación que yo he ordenado y pesan tus hijos más que yo, cebándoos con lo mejor de todas las oblaciones de mi pueblo Israel? Por eso -palabra de Yahveh, Dios de Israel- yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían siempre en mi presencia, pero ahora -palabra de Yahveh- me guardaré bien de ello. Porque a los que me honran, yo les honro, pero los que me desprecian son viles. He aquí que vienen días en que amputarán tu brazo y el brazo de la casa de tu padre, de suerte que en tu casa los hombres no lleguen a madurar. Tú mirarás al lado de la Morada todo el bien que yo haga a Israel y nunca habrá hombres maduros en tu casa. Conservaré a alguno de los tuyos cabe mi altar para que sus ojos se consuman y su alma se marchite, pero la mayor parte de los tuyos perecerá por la espada de los hombres. Será para ti señal lo que va a suceder a tus dos hijos Jofní y Pinjás: en el mismo día morirán los dos. Yo me suscitaré un sacerdote fiel, que obre según mi corazón y mis deseos, le edificaré una casa permanente y caminará siempre en presencia de mi ungido. El que quedare de tu casa vendrá a postrarse ante él para conseguir algún dinero o una torta de pan y dirá: "Destíname, por favor, a una función sacerdotal cualquiera, para que tenga un bocado de pan que comer". " (I Samuel 2:27-36).

La maldición de Dios ya estaba sobre los hijos de Elí, para este el enojo divino no sería algo que les llegaría sin haber sido prevenidos. Elí ya les había advertido a sus hijos que lo que hacían era incorrecto, estaba mal y que llegado el momento nadie iba a poder hacer nada por ellos para salvarlos.
En esa época no eran comunes las visiones de Dios. Cierto día Yahveh se presenta a Samuel, cuando ya Elí era muy anciano, y le dice que Él, Dios, va a realizar algo muy grande en el pueblo de Israel, y que ese día va a dar curso a la maldición contra la casa de Elí, y que él, Samuel, será quien la lleve a cabo.
Samuel crecía y, por sus cualidades, ya era un profeta reconocido por todo el pueblo de Israel.

"Ocurrió en aquel tiempo que los filisteos se reunieron para combatir a Israel, y los israelitas salieron a su encuentro para el combate.
Acamparon cerca de Eben Haézer, mientras que los filisteos habían acampado en Afeq.
Se pusieron los filisteos en orden de batalla contra Israel; se libró un gran combate y fue batido Israel por los filisteos, muriendo en las filas, en campo abierto, cerca de 4.000 hombres.
Volvió el ejército al campamento, y los ancianos de Israel dijeron: "¿Por qué nos ha derrotado hoy Yahveh delante de los filisteos? Vamos a buscar en Silo el arca de nuestro Dios; que venga en medio de nosotros y que nos salve del poder de nuestros enemigos".
El pueblo envió a Silo y sacaron de allí el arca de Yahveh Sebaot que está sobre los querubines; acompañaron al arca Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.
Cuando el arca de Yahveh llegó al campamento, todos los israelitas lanzaron un gran clamor que hizo retumbar las tierras. Los filisteos oyeron el estruendo del clamoreo y dijeron: "¿Qué significa este gran clamor en el campamento de los hebreos?". Y se enteraron de que el arca de Yahveh había llegado al campamento. Temieron entonces los filisteos, porque se decían: "Dios ha venido al campamento". Y exclamaron: "¡Ay de nosotros! Nunca había sucedido tal cosa. ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de la mano de estos dioses poderosos? ¡Estos son los dioses que castigaron a Egipto con toda clase de plagas en el desierto! ¡Cobrad ánimo y sed hombres, filisteos, para no tener que servir a los hebreos como ellos os han servido a vosotros; sed hombres y pelead!"
Trabaron batalla los filisteos. Israel fue batido y cada cual huyó a sus tiendas; la mortandad fue muy grande, cayendo de Israel 30.000 infantes.
El arca de Dios fue capturada y murieron Jofní y Pinjás, los dos hijos de Elí.
Un hombre de Benjamín salió corriendo del campo de batalla y llegó a Silo aquel mismo día, con los vestidos rotos y la cabeza cubierta de polvo. Cuando llegó, estaba Elí en su asiento, a la puerta, atento al camino, porque su corazón temblaba por el arca de Dios. Vino, pues, este hombre a traer la noticia a la ciudad, y toda la ciudad comenzó a gritar. Oyó Elí los gritos y preguntó: "¿Qué tumulto es éste?". Diose prisa el hombre y se lo anunció a Elí. Contaba éste 98 años, tenía las pupilas inmóviles y no podía ver. El hombre dijo a Elí: "Vengo del campo de batalla, he huido hoy del campo". Elí preguntó: ¿Qué ha pasado, hijo mío?". El mensajero respondió: "Israel ha huido ante los filisteos. Además el ejército ha sufrido una gran derrota, también han muerto tus dos hijos y hasta el arca de Dios ha sido capturada". A la mención del arca de Dios, cayó Elí de su asiento, hacia atrás, en medio de la puerta, se rompió la nuca y murió, pues era anciano y estaba ya torpe. Había sido juez en Israel durante cuarenta años. Su nuera, la mujer de Pinjás, estaba encinta y para dar a luz. Cuando oyó la noticia de que el arca de Dios había sido capturada y la muerte de su suegro y su marido, se encogió y dio a luz, pues la habían acometido sus dolores. Estando a la muerte, las que la asistían le dijeron: "Ánimo, que es un niño lo que has dado a luz", pero ella no respondió ni prestó atención. Llamó al niño Ikabod, diciendo: "La gloria ha sido desterrada de Israel", aludiendo a la captura del arca de Dios, a su suegro y a su marido. " (I Samuel 4:1-22).

Ese día se cumple la profecía que Dios le había hecho a Samuel, o al menos parte; ya habían muerto Elí y sus dos hijos. Ya se había escuchado el clamor, los alaridos de los israelitas.
Los filisteos eran parte de "los otros" de los que venimos hablando, estos otros pueblos le tenían mucho miedo al dios de los Israelitas, su fama los precedía.
Los filisteos se llevan el arca a la ciudad de Asdod, y la ponen en el templo dedicado a su dios Dagón, la colocaron al lado de la estatua de este ídolo. A la mañana siguiente, encuentran al ídolo tirado en el piso delante del arca, lo levantan y lo vuelven a poner en su lugar. Al día siguiente, otra vez lo encuentran en el piso, pero en esta ocasión, además, el ídolo tenía cortadas las manos y la cabeza. Luego de esos hechos cayó sobre Asdod una plaga enviada por Dios, que le hizo salir tumores a toda la gente. Al ver esto, los filisteos pensaron que debían sacar el arca de los israelitas de la ciudad y decidieron llevarla a Gat. Allí también cayó la plaga sobre todos los varones, y grandes y chicos, tuvieron tumores.

"Enviaron entonces el arca de Dios a Ecrón, exclamaron los ecronitas: Han encaminado hacia mí el arca del Dios de Israel para hacerme perecer con mi pueblo".
Hicieron convocar a todos los tiranos de los filisteos y dijeron: "Devolved el arca del Dios de Israel; que vuelva a su sitio y no me haga morir a mí y a mi pueblo". Pues había un terror mortal en toda la ciudad, porque descargó allí duramente la mano de Dios.
Los que no murieron fueron atacados de tumores y los alaridos de angustia de la ciudad subieron hasta el cielo." (I Samuel 5:10-12).

"Siete meses estuvo el arca de Yahveh en territorio filisteo.
Llamaron los filisteos a los sacerdotes y adivinos y preguntaron: "¿Qué debemos hacer con el arca de Yahveh? Hacednos saber cómo la hemos de enviar a su sitio". Ellos respondieron: "Si queréis devolver el arca del Dios de Israel, no la devolváis de vacío, ofrecedle una reparación y entonces sanaréis y sabréis por qué no se ha apartado su mano de vosotros". Preguntaron ellos: "¿Qué reparación hemos de ofrecer?". Y respondieron: "Conforme al número de los tiranos de los filisteos, cinco tumores de oro y cinco ratas de oro, porque el mismo castigo sufrís vosotros que vuestros tiranos. Haced imágenes de vuestros tumores y de vuestras ratas que devastan el país y dad gloria al Dios de Israel. Acaso aligere su mano de sobre vosotros, vuestros dioses y vuestra tierra. ¿Por qué habéis de endurecer vuestros corazones como endurecieron su corazón los egipcios y Faraón? ¿No los tuvieron que dejar partir después que Dios los hubo maltratado? Ahora, pues tomad y preparad una carreta nueva y dos vacas que estén criando y que no hayan llevado yugo; unciréis las vacas a la carreta y haréis volver sus becerros al establo. Tomaréis el arca de Yahveh y la pondréis sobre la carreta. Cuanto a los objetos de oro que le habéis ofrecido como reparación, los meteréis en un cofre a su lado, y la dejaréis marchar. Y fijaos: si toma el camino de su país, hacia Bet Semes, es él el que nos ha causado esta gran calamidad; si no, sabremos que no ha sido su mano la que nos ha castigado y que todo esto nos ha sucedido por casualidad".
Así lo hicieron aquellos hombres: tomaron dos vacas que estaban criando y las uncieron a la carreta, pero retuvieron las crías en el establo.
Colocaron sobre la carreta el arca de Yahveh y el cofre con las ratas de oro y las imágenes de sus tumores.
Tomaron las vacas en derechura por el camino de Bet Semes y mantuvieron la misma ruta; caminaban mugiendo, sin desviar ni a derecha ni a izquierda.
Los tiranos de los filisteos las siguieron hasta los confines de Bet Semes. Los de Bet Semes segando el trigo en el valle, y alzando la vista vieron el arca y fueron gozosos a su encuentro. " (I Samuel 6:1-13).

Los pobladores de Bet Semes se alegraron al ver llegar el arca y fueron a buscarla. La bajaron de la carreta y ofrecieron ofrendas a Yahveh por haberla recuperado. De entre los de Bet Semes, los hijos de Jaconías, no se alegraron al ver el arca. Dios los castigó y mató a setenta de sus hombres.

"Dijeron entonces las gentes de Bet Semes: "¿Quién podrá resistir delante de Yahveh, el Dios Santo? ¿A quién subirá, alejándose de nosotros?
Enviaron mensajeros a los habitantes de Quiryat Yearim para decirles: "Los filisteos han devuelto el arca de Yahveh. Bajad y subidla con vosotros". " (I Samuel 6:20-21).

"Vinieron las gentes de Quiryat Yearim y subieron el arca de Yahveh.
La llevaron a la casa de Abinadab, en la loma, y consagraron a su hijo Eleazar para que custodiase el arca de Yahveh.
Pasaron muchos días -veinte años- desde el día en que el arca se instaló en Quiryat Yearim, y toda la casa de Israel suspiró por Yahveh. Entonces Samuel habló así a toda la casa de Israel: "Si os volvéis a Yahveh con todo vuestro corazón, quitad de en medio de vosotros los dioses extranjeros y las Astartés, fijad vuestro corazón en Yahveh y servidle a él solo y entonces él os librará de la mano de los filisteos".
Los israelitas quitaron los Baales y las Astartés y sirvieron sólo a Yahveh.
Samuel dijo: "Congregad a todo Israel en Mispá y yo suplicaré a Yahveh por vosotros". Se congregaron, pues, en Mispá, sacaron agua, que derramaron ante Yahveh, ayunaron aquel día y dijeron: "Hemos pecado contra Yahveh".
Samuel juzgó a los israelitas en Mispá.
Cuando los filisteos supieron que los israelitas se habían reunido en Mispá, subieron los tiranos de los filisteos contra Israel. Habiéndolo oído los israelitas, temieron a los filisteos y dijeron los israelitas a Samuel: "No dejes de invocar a Yahveh nuestro Dios, para que él nos salve de la mano de los filisteos"." (I Samuel 7:1-8)

Aquí aparece el motivo que subyace en toda esta historia y la razón de la conducta de Dios, que hasta ahora no me resultaba evidente, ¿qué había ocurrido con el pueblo de Israel para que Dios los entregara a los filisteos? Aquellos nuevamente habían sucumbido al culto de dioses falsos: "Los israelitas quitaron los Baales y las Astartés y sirvieron sólo a Yahveh".
Otra vez se habían desviado del camino. Este desvío de los israelitas también hace que Dios elimine a muchos de los filisteos, que seguramente, también habían llegado a límites muy altos de degradación e idolatría. Nuevamente, sus tajantes acciones hacen "remojar las barbas" de propios y ajenos.

"Tomó Samuel un cordero lechal y lo ofreció entero en holocausto a Yahveh, invocó a Yahveh en favor de Israel y Yahveh le escuchó.
Estaba Samuel ofreciendo el holocausto, cuando los filisteos presentaron batalla a Israel, pero tronó Yahveh aquel día con gran estruendo sobre los filisteos, los llenó de terror y fueron batidos ante Israel.
Los hombres de Israel salieron de Mispá y persiguieron a los filisteos desbaratándolos hasta más abajo de Bet Kar.
Tomó entonces Samuel una piedra y la erigió entre Mispá y Yesaná y le dio el nombre de Eben Haézer, diciendo: "Hasta aquí nos ha socorrido Yahveh".
Los filisteos fueron humillados.
No volvieron más sobre el territorio de Israel y la mano de Yahveh pesó sobre los filisteos durante toda la vida de Samuel.
Las ciudades que los filisteos habían tomado a los israelitas fueron devueltas a Israel, desde Ecrón hasta Gat, liberando Israel su territorio del dominio de los filisteos. Y hubo paz entre Israel y los amorreos.
Samuel juzgó a Israel todos los días de su vida. Hacía cada año un recorrido por Betel, Guilgal, Mispá, juzgando a Israel en todos estos lugares. Después se volvía a Ramá porque allí tenía su casa, y juzgaba a Israel. Y edificó allí un altar a Yahveh. " (I Samuel 7:9-17).

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen Un unico Dios
La explicación del Génesis. El relato de la Creación de la Biblia comprendido tanto desde lo científico como desde lo espiritual.
Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen Un unico Dios
El motivo de ser del pueblo elegido. El origen del pueblo judío. El paso de la infancia a la adultez de la humanidad.

Para consultar por Un unico Dios Jueces - Samuel - La Biblia
haga clic aquí

Última actualización 22/06/2017 15:21:36Un unico Dios
Un unico Dios Un unico Dios Un unico Dios
Un unico Dios
Un unico Dios Un unico Dios
Alberto Canen, Un unico Dios
El autor de Un Unico Dios

La biblia y el pueblo elegidoUn único Dios: El motivo de ser del pueblo elegido. (Spanish Edition) [Paperback]
Sr Alberto Canen (Author)

Price: U$S 18.49 & FREE Shipping on orders over $25. (Amazon)

In Stock.
Ships from and sold by Amazon.com. Gift-wrap available.

Amazon clic aquí


El genesis y la cienciaEl observador: Del relato de la Creacion a la explicacion cientifica. (Spanish Edition) [Paperback]
Sr Alberto Canen (Author)

Price: U$S 7.99 & FREE Shipping on orders over $25. (Amazon)

In Stock.
Ships from and sold by Amazon.com. Gift-wrap available.

Amazon Clic aquí



Un unico Dios Recomienda esta página
Un unico Dios ¡Agregar a Favoritos!
Guardar en:
Guardar en Marcadores
Un unico Dios
Goodreads


  • Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2016
  • Buenos Aires, Argentina | Tel.: (54) 11-4765-9390
  • editor@albertocanen.com
  • El observador y Un único Dios por Alberto Canen se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
    Basada en una obra en www.albertocanen.com. Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.albertocanen.com/...ciones.htm.
    Licencia de Creative Commons
    Imágenes del libro El observador by Alberto Canen is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
    Creado a partir de la obra en http://www.albertocanen.com.

    Últimas búsquedas: como leer la biblia catolica, biblia catolica gratis, biblia digital catolica, biblia latinoamericana catolica, biblia virtual catolica, que es la biblia catolica, biblia catolica en linea, biblia catolica librosmonstruos de agua de animales grande, el super continente pangea se fracturo y dio lugar a dos lugares a qu, el dios unico del pueblo de israel pdf, porque dice hagamos al hombre en plural, que tiempo duro la marcha del pueblo judio por el desierto, q sucedio de la desima plaga, la quinta plaga en egipto, la quinta plaga de egipto, los seis mil años de la, pangea 1,

    Diseño web y optimización www.paginadigital.com.ar

    Un unico Dios